Traducción y exportación: un proceso de internacionalización más llevadero

La exportación en general es muy complicada desde Argentina: las reglas del juego cambian constantemente y surgen problemas imprevisibles todo el tiempo. Temas impositivos, derechos de exportación, problemas aduaneros, problemas sindicales… Temas que se deben estar explicando a los clientes y para los que se necesitan soluciones rápidas. Esto sin contar los problemas a nivel empresa que pueden ocurrir.

Más allá de mi aporte lingüístico y profesional como traductora y correctora, desde Headway Translations busco ofrecer un servicio que sea funcional para agronegocios y empresas alimentarias, especialmente en momentos de caos. En esta publicación, explico como mi servicio y modo de trabajo busca complementarse con el día a día de un agronegocio o de una empresa alimentaria.

 

5 beneficios no lingüísticos de trabajar conmigo

 

1. Ahorro de tiempo

Volviendo al primer párrafo, es evidente que el proceso de internacionalización (que implica acercarse a un nuevo mercado desde varios frentes: logística, comunicación, marketing) lleva su tiempo y requiere de mucha atención y asistencia, ya que involucran la negociación, la creación de estrategias, la resolución de problemas. Además, cuando se exporta a países que manejan otros idiomas, se suma un paso adicional y fundamental: la traducción, que también lleva su tiempo y dedicación.

Mi servicio viene a dar una mano en estos momentos donde uno se pasa de reunión en reunión y no tiene tiempo para dedicarle a este paso final de suma importancia.

Salvo alguna que otra pregunta que pueda surgir, mi proceso es sencillo: se entrega la documentación, se pacta fecha de entrega y presupuesto, y se devuelve una traducción profesional y especializada en la fecha pactada, lista para entregar a quien corresponda.

 

2. Personalización

El trabajo es directamente conmigo. Nadie más. ¿Esto significa que la traducción va a tomar más tiempo? No necesariamente, pero sí es cierto que hay solamente dos manos trabajando. Y esto no es para nada negativo; todo lo contrario, por cuantas menos manos pase el documento, menos incoherencias textuales y necesidad de revisión para unificar y chequear que la terminología utilizada sea la misma.

Trabajo de a proyectos, cuidando darle a cada uno su tiempo y dedicación.

Además, lo bueno de trabajar directamente conmigo es que no hay intermediarios: soy yo la persona que lo atiende y que realiza cada traducción que necesite. Esto está vinculado con el punto que viene a continuación. Así mismo, significa que sabe con quién trabaja. En las agencias, por ejemplo, suele atenderlo una persona y esa persona es la encargada de derivarlo a traductores que posiblemente no estén especializados en su tema o que, como no tienen contacto directo con usted, no pueden hacer las preguntas necesarias para ofrecerle una traducción ajustada a sus necesidades.

 

3. Confianza

Como bien mencioné en el punto anterior, el hecho de trabajar directamente conmigo tiene sus beneficios a largo plazo. Al ser la persona que realiza cada una de sus traducciones, voy a ir conociendo su empresa y sus tareas más de cerca. También voy a ir conociendo mejor su voz, el tono que usa para comunicar. Y, lo más importante: voy a empezar a conocer sus proyectos y sus tiempos, lo que me va a permitir organizarme y dejarle siempre un espacio disponible.

Esta confianza que se va gestando a la larga es extremadamente beneficiosa para su empresa a nivel lingüístico, comunicacional y organizacional.

 

4. Experiencia

Este punto ya lo expliqué en el artículo «5 beneficios de una traducción especializada en el agro y los alimentos», pero lo vuelvo a mencionar ya que es clave por un motivo que trasciende mi labor lingüística. La experiencia es importante para la empresa porque significa que entiendo su mensaje, qué quiere comunicar.

Me dedico en especial a las carnes y los lácteos, lo que significa que conozco todo el proceso de producción de alimentos cárnicos y lácteos y la documentación que se maneja. En el caso de una traducción técnica, esto me permite saber en qué etapa se circunscribe el texto que se está traduciendo. En el caso de una comunicación, como un descargo, puedo entender a qué problema se está refiriendo y en qué etapa ocurrió. Esto me ayuda a seleccionar los términos correctos y a expresar efectivamente el mensaje en el otro idioma.

Asimismo, conocer este contexto me permite dedicarle menos tiempo a la investigación. Por supuesto que conocer el contexto no significa saberlo todo o tener siempre a mano el término específico, pero sí es cierto que facilita el proceso y agiliza la traducción.

 

5. Trabajo en equipo

Buscamos el mismo objetivo: que sus productos vendan, que sus valores y su misión se transmitan, que su empresa genere la misma confianza en distintos puntos del mundo. Trabajar en equipo significa que trabajo junto con la empresa para lograr que sus objetivos internacionales se cumplan a través de una comunicación internacional efectiva, ya sea un documento técnico como una comunicación de prensa.

Como bien mencioné más arriba, trabajar en equipo también significa que conoceremos nuestro tiempos y métodos de trabajo, por lo que podremos organizarnos para que los tiempos no sean urgentes y, así, lograr un trabajo más regularizado y de mejor calidad.

Por último, desde mi lugar de traductora, trabajar en equipo significa hacer las preguntas pertinentes para comunicar correctamente su mensaje (hacia quién se dirige, para qué sirve la traducción), pero también seguir los pasos correspondientes (investigación, traducción y revisión) para garantizar una traducción profesional y de calidad.

 

Conclusión

Comprendo que puede resultar difícil confiar en simples palabras, especialmente cuando se trata de marketing personal, pero tengo la suerte de tener experiencia que me respalda. Años trabajando para el SENASA, que se sintieron más de los que realmente fueron por la cantidad de documentos que traduje y de investigación que realicé, en distintos rubros dentro del agro (ganadería, acuicultura, apicultura, elaboración de alimentos) con distintos tipos de documentos para distintos mercados.

Los aportes aquí mencionados fueron parte de mi método de trabajo real como traductora in-house y hoy también lo son desde mi lugar de traductora freelance para distintos frigoríficos. Con cada experiencia busco perfeccionar el servicio que brindo para que cada etapa sea llevadera y el cliente pueda enfocarse al 100 % en su parte del proceso de internacionalización.

 

Por cualquier proyecto internacional que quiera trabajar conmigo o por cualquier consulta, no dude en escribir en la sección de Contacto o directamente por mail a sofiagalli@headwaytranslations.com.