Beneficios de un traductor especializado

Se suele pensar que un traductor hace un poco de todo porque el proceso es siempre el mismo. A pesar de que es cierto que un traductor está capacitado para traducir sobre distintos temas, no significa que el resultado sea óptimo en todos los casos. La especialización tiene por propósito la dedicación a un único tema, la profundización del conocimiento en un solo rubro. Tener como aliado a un traductor especializado puede resultar beneficioso al momento de acceder a mercados internacionales.

 

1. Conocimiento del tema

El punto clave, en mi opinión. Al conocer el contexto del tema que se traduce, el traductor puede reconocer el marco en el que se inscribe el texto que está traduciendo. Por esto, la traducción suele ser más precisa, ya que el traductor está empapado en el tema. Asimismo, el proceso de traducción se acorta debido a que el tiempo de investigación es menor.

Por ejemplo, yo me especializo sobre todo en el rubro de las carnes y de los lácteos. Debido a la cantidad de documentos que traduje y que leí durante el proceso de investigación y de los videos que vi para conocer más de cerca los procesos, conozco bien el proceso de producción primaria y de transformación de los productos cárnicos y lácteos, así como todas las etapas y documentos que participan en él. Es decir, conozco el procedimiento de principio a fin, por lo que puedo ubicar los documentos de cada frigorífico y tambo en la etapa correspondiente. Por supuesto, esto no significa que no quede nada por investigar o seguir aprendiendo, pero este conocimiento me permite ubicarme mucho mejor en tema.

 

2. Experiencia

La experiencia con los textos es un modo de adquirir conocimiento en el tema. Cuantos más textos del rubro, más investigación, más precisión de los términos que se usan. Para dar un ejemplo personal, cuantos más papers y artículos leí sobre el tema, comprendí que el término “cría” podía traducirse como breeding o rearing, dependiendo del contexto. Generalmente, breeding se usa cuando el proceso de cría se encuentra en contraposición al proceso de recría, que en este caso toma la traducción de rearing. Cuando se trata de la producción en sí, uno puede traducir cría por rearing. A pesar de que esto puede resultar relativamente obvio para quien trabaja en el rubro, se debe recordar que el traductor no se recibe con una especialización (excepto en el caso de los traductores públicos, que salen con una base de conocimiento legal), sino que la adquiere más adelante con la experiencia mencionada, cursos y lectura constante sobre el tema.

En mi caso en particular, mi experiencia también me la dio el haber trabajado en el SENASA durante 4 años con diversos textos vinculados a distintos rubros del agro. Horas y horas dedicadas a un mismo tema me proporcionaron una práctica intensiva.

 

3. Concentración en un solo tema

Parece redundante mencionar este punto, pero creo importante hacer hincapié en él. Como traductor especializado, uno se concentra de lleno en un tema en particular. Sin embargo, dentro de un rubro se redactan textos de distinta índole, que tocan de manera particular otros rubros. Dentro del agro convergen campos como el legal, el económico-financiero, el técnico, el social, el medioambiental, entre otros. Aquí es donde esa capacidad del traductor de adaptarse a distintos textos es ventajosa. Así y todo, esto no significa que el traductor hace un poco de todo (lo que llamamos “generalista”); traduce textos cuyo tema principal es de su especialización. En mi caso particular, el agro y los alimentos. Entonces, puede ocurrir que me enfrente a un acuerdo legal vinculado a la producción de animales, un certificado de distribución de un producto veterinario, un estudio de aplicación de un plaguicida, entre otros documentos que tienen como tema principal el agro y los alimentos, pero que tienen conexión con otros rubros.

 

4. Coherencia textual

Relacionado con los tres puntos anteriores, los textos traducidos por un mismo traductor consiguen una coherencia terminológica, además de una consistencia estilística. La falta de coherencia textual era algo que solía suceder en el SENASA antes de que hubiera un área de traducciones. La terminología variaba (por ejemplo, para establecimiento a veces se usaba holding o establishment indiferentemente; nosotros unificamos establecimiento por establishment y explotación por holding o farm) y la forma de redactar los textos difería enormemente. Este punto puede parecer poco relevante cuando se trata de textos distintos, pero suele ser un problema particular en proyectos de volumen extenso. Que un mismo texto varíe tanto en cuanto a su terminología y su estilo le resta seriedad y se hace difícil de leer.

 

5. Trabajo en equipo

Con este punto hago referencia a mi propósito como traductora especializada: que los agronegocios y las empresas alimentarias alcancen sus objetivos internacionales. Los documentos tienen distintos propósitos y la traducción busca transmitirlos en otro idioma. Mi rol es el de intermediaria lingüística y mi objetivo es ayudar a que dichos emprendimientos transmitan mensajes y valores, acerquen sus productos a nuevos mercados y comuniquen su potencial con seriedad y profesionalismo.

 

Conclusión

Con estos cinco puntos creo haber resumido los beneficios de trabajar con un traductor especializado en documentos internacionales. Más allá de las cualidades del traductor como profesional, la especialización es un punto diferencial que denota un interés particular en un rubro determinado.

Si tiene un documento del rubro del agro y los alimentos que necesita traducir, no dude en pedir un presupuesto en la sección de Contacto o directamente a sofiagalli@headwaytranslations.com.